fbpx

Posts Tagged
‘presentaciones efectivas’

Home / presentaciones efectivas

¿Cuántas veces nos pasó cuando estamos en alguna charla de perder el hilo de lo que dice el expositor?  A veces nos abruman con tanta información que no alcanzamos a digerirla o lo peor, nos aburrimos. A pesar de nuestras buenas intenciones y de hacer fuerza, el presentador no logra captar nuestra atención y nos desconectamos del mensaje que nos quiere comunicar.

En la misma línea, ¿cuántas veces nos pasó de mirar una película o leer un libro, engancharnos y no poder parar  hasta el final? Y no sólo eso: seguir acordándonos por mucho mucho tiempo de lo que trataba. Lo recordamos porque nos generó algún tipo de emoción, nos entusiasmó, nos entristeció o nos sentimos identificados con aquella historia.

Bueno bien,  es sabido que una buena historia vale más que mil datos “científicamente comprobados”. ¿Y si aprovechamos el storytelling (el arte de contar una historia) para dirigirnos a nuestros colaboradores? Ya sea para generar un cambio,  para convencerlos de algo, para informarlos, inspirarlos o motivarlos, una buena historia nos garantiza un camino más directo al éxito de nuestra exposición.

Hay al menos tres cuestiones que debemos tener en cuenta a la hora de pensar en realizar una presentación explotando este recurso. En primer lugar, es necesario generar un engagement en la audiencia, es decir,  conectar con ella. Para esto,  es fundamental conocerla, saber cómo es y cuáles son sus expectativas.

En segundo lugar, debemos atraparlos, captar su atención desde el principio y mantenerla hasta el final. Los ejemplos, las historias, las anécdotas, las analogías ayudan a captar el interés de nuestra audiencia y a mantenerlo hasta el final. Además, es importante tener en cuenta que podemos desconectar con ella si la idea fundamental no es evidente o no están claros los objetivos de nuestra presentación.

Por último, es esencial (y le brinda un plus al mensaje que queremos dar) promover el recuerdo. Que nuestra audiencia, una vez finalizada la presentación, siga recordando la idea central, el objetivo fundamental de la misma. Como decíamos en un principio, llenar de información a la audiencia no ayuda a su comprensión ni a su recuerdo. Por lo tanto, una buena presentación debe ser fácil de seguir y de comprender pero, sobre todo, de recordar. Y esto, además, es sumamente importante si a su vez pretendemos generar un cambio en nuestros colaboradores.

En AB Comunicaciones podemos ayudarte a explotar este recurso al máximo para potenciar la gestión de la comunicación interna de tu compañía. Contactanos!

 …

En tu empresa te toca compartir los resultados de tu gestión, hacer una presentación sobre objetivos o motivar a todo tu personal a partir de una charla grupal. Llega el momento y todas las miradas se posan sobre vos. Sentís que el enorme telón se abrió y te dejó al descubierto, expuesto y desarmado.
Las presentaciones en público son un momento clave en la vida de los personas en las organizaciones. Son esas instancias en las que pareciera que lo que hacemos y lo que sabemos se ponen a prueba y somos observados por un jurado tenaz. Aunque la realidad nos indique que esto no es tan así, aparecen un montón de sensaciones como el miedo, la ansiedad y los nervios, que no nos permiten ver el lado bueno de lo que tenemos que hacer y, mucho menos nos permiten disfrutarlo.
Cuando vemos a los grandes oradores conmoviendo a las masas, o a ese gerente capaz de expresar sus ideas con claridad y convencer a todo el auditorio, nos preguntamos cómo hace. Y la respuesta es muy simple: como todo en la vida, se logra con esfuerzo, práctica y entrenamiento.
Claro está que hay gente que nació con el don del carisma y el histrionismo. Pero el resto de los mortales podemos trabajar en eso para que el momento de hablar en público nos sirva para destacar nuestro trabajo y hacer llegar nuestros mensajes clave.
Partamos de una base primordial: tener una idea y no saber cómo comunicarla, es como no tenerla. Como te contamos en la nota «tres certezas fundamentales para capacitarse en comunicación y liderazgo, las grandes habilidades se pueden aprender si se tiene la convicción de hacerlo.
Si querés convertirte en un gran orador, solo tenemos que trabajar en eso. Para que vayas calentando motores, compartimos algunos tips a tener en cuenta en la fase más importante antes de cada presentación: la planificación de lo que vas a hacer y decir.

1- Estructurar la presentación de modo que cada frase encierre una y solo una idea: la atención del público es un recurso escaso y lo tenemos que aprovechar.
2- Manejar la atención del público generando una estrategia de concordancia entre lo que se comunica vía verbal y lo que se muestra en la presentación power point: si te escuchan, no leen. Si leen, no te escuchan.
3- Identificar los puntos del discurso que merecen más énfasis en la entonación, ensayarlo y ejecutarlo en el momento preciso: tu presentación debe convertirse en algo que valga la pena recordar.
4- Dominar la respiración costo-diafragmática: te permitirá tener el control sobre tus palpitaciones en momentos de nervios.
5- Dominar el propio cuerpo: a través de ejercicios de relajación de hombros y tronco para tener una postura relajada y cómoda, ya que esto transmite igual o más que las palabras.
6- Fomentar la confianza en base a las propias fortalezas y disfrutar el momento.

En AB Comunicaciones acompañamos y fortalecemos las habilidades para realizar presentaciones efectivas de nuestros clientes a través de nuestro taller personalizado.
Si a tu tarea en la empresa querés sumarle un punto más, es muy fácil. Solo tenés que escribirnos haciendo click acá